El Humor es Medicina

Les cuento una historia y vamos a llamarla: No era tan “ogro” como creíamos…

Me dedico a la caricatura profesional desde hace 8 años, y siempre me preguntan si recuerdo el momento justo cuando inicié esta travesía. Antes pensaba que había sido cuando vendí mi primer dibujo (en ese tiempo los retratos ni se parecían, sorry); pero en verdad no fue ese día… De un tiempo pa’ca viene a mi mente otra fecha de hace años.

 

 

Estaba sentado en el último puesto del salón de clases del colegio, y el profesor de matemáticas que era considerado todo un “ogro”; estaba explicando operaciones algebraicas o eso creo jaja. Era una clase en la que no se podía chistear ni interrumpir, pero se me ocurrió la brillante idea de caricaturizarlo tal cual lo imaginaba, quedó bien hecho y me tomó pocos minutos terminarlo, le recalqué sus ojeras, sus zapatos brillantes y su pantalón con pliegues, pero cuando levanté mi cabeza ahí estaba él, mirándome fijamente a los ojos y ya se había dado cuenta de lo que había hecho.

Mientras estaba en shock, se acercó a mí, tomó el dibujo en sus manos, lo vio por unos segundos y con una voz vulnerable me dice: “Ay, Colón, me has hecho reír…”.

¡Ohh! Sin querer lo había logrado, el introvertido del salón había hecho lo imposible: que el profe se riera de sí mismo.

Reflexionando…

Es un acto de valientes, señoras y señores.

Ojo, puede que hacer reír de esa manera sea como jugar con fuego, pero también vivimos en un mundo acelerado y hasta “patasparriba”, que el solo hecho de tener la intención de hacer sonreír a otro, sea uno de los actos más valerosos en la vida.

Aquel día, la semilla del mensaje central de mi actual proyecto “El Humor Es Medicina”, había sido sembrada sin darme cuenta.

Ha pasado mucho tiempo, pero hoy sigo dibujando con las mismas ganas con las que dibujé al profesor y hasta con mayor compromiso de regalarle a otros la oportunidad de sonreír.

 

 

Lo “pritty” de caricaturizar a tantas personas por todos estos años, es que he aprendido mucho y puedo decir con seguridad: en la risa hay una energía contagiosa y a la vez curativa. Es como si gozáramos de un beneficio de especie.

Los seres humanos, no solo nos comunicamos a través de palabras, también podemos conectar con el humor y con la sonrisa. Es un sistema codificado universal, por tanto, no es necesario que corras a tomar un curso de caricaturas solo para hacer reír a otro jaja.

Vale la pena hacer sonreír a los demás y sé que entre todos podemos. Que el humor sea nuestra mejor medicina…

Takeshi.

Mira mi Bio.

Takeshi Colón